•25 diciembre 2011 • Dejar un comentario

‎”Que no conozcan mi aptitud de lluvia.
Quiero ser sólo esa muchacha pobre,
esa muchacha rubia,
parecida a la yerba, al pan y al cobre”

Carilda Oliver Labra.

Dulce María Loynaz.

•18 febrero 2013 • Dejar un comentario

POEMA XCIV

Salí de ti hacia la madrugada. Sentí frio porque aún tenía en la carne el calor de tu vida.
Salí de ti. El cielo era tan grande, que tuve que cerrar los ojos…Luego empezó a dolerme la raíz de las alas.

Dulce María Loynaz.

El gesto.

•14 enero 2013 • Dejar un comentario

La mañana era entonces tan callada que solo se escuchaba el ruido de tus pasos.Giraste sobre ellos allí, en aquel lugar donde se repetiría el adiós múltiples veces. Las manos al bolsillo como siempre o acaso así imagino tu hermoso gesto de muchacho triste. Así te guardo aquí conmigo, conmigo vive así tu gesto que me alienta, me seduce, me atormenta y me dice que una vez, con ese gesto pensaste en el amor y en su silencio.

Imagen

Anna Ajmátova

•30 marzo 2012 • Dejar un comentario

Ensueño.

Tú y yo llevamos el mismo peso
de una larga y negra despedida
¿Por qué lloras? Dame tu mano,
promete regresar a mis sueños.
Somos como una montaña frente a otra…
No volveré a encontrarme contigo en este mundo.
Sólo si me enviaras recuerdos a medianoche
con las estrellas.

Llamado.

En alguna sonata
Te esconderé cuidadosamente.
!Oh¡ Cómo me llamarás con angustia,
incorregible culpable,
por haberte acercado a mi
durante un instante.
Tu sueño, desaparición
donde la muerte es apenas holocausto del silencio.

En realidad.

Y se marcha el tiempo, y se va el espacio
una noche blanca me lo ha revelado todo:
y el narciso en el cristal sobre tu mesa,
y el humo azul del cigarrillo,
y aquel espejo, donde podrías reflejarte ahora
como en el agua limpia.
Y se marcha el tiempo, y se va el espacio…
pero ni tú puedes ayudarme.

Último brindis

Bebo por la casa destruida
por mi vida terrible,
por la soledad entre los dos
y por ti yo bebo.
Por la mentira de los labios traicioneros,
por el frío mortal de los ojos,
por el mundo brutal y tosco,
por lo que Dios no salvó.

•31 julio 2010 • Dejar un comentario

•1 febrero 2009 • 2 comentarios

Gilda Pérez nace en El Cotorro, La Habana; Cuba en 1954. Comienza su carrera fotográfica en 1978. Participa en diferentes exposiciones colectivas en Cuba, México, Brasil, Venezuela, USA, Francia, Suiza, Italia, Alemania, España, etc. También realiza exposiciones individuales en Cuba, Suiza, Canadá, Venezuela y España. Ha impartido talleres y conferencias en Cuba, España y Venezuela. En este último país reside desde 1993, donde se dedicó a la docencia desde el año 1996 hasta el 2006. Sus fotografías se han publicado en libros y revistas especializadas del género fotográfico. De 1994 al 2008 realiza el ensayo fotográfico Fuera de Casa.

•12 octubre 2008 • Dejar un comentario

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,

lloró de amor al divisar su Itaca

verde y humilde. El arte es esa Itaca

de verde eternidad, no de prodigios.

 

Jorge Luis Borges